ACTA: Un Acuerdo con el que no se está muy de Acuerdo

Mucho se ha comentado entorno al Acuerdo Comercial contra la Falsificación “ACTA” durante estos últimos 2 días debido a la firma que el Embajador de México en Japón realizó el pasado 11 de Julio del 2012.

Sólo para refrescar en qué consiste el ACTA es que considero vale la pena recordar cuál se presume es su objetivo; y éste es en palabras claras: “Combatir la falsificación tanto de Marcas, como en Derechos de Autor a través del Internet”.

Hoy en día el comercio ha rebasado fronteras internacionales no sólo físicamente, sino también digitalmente; por ello es que los Usos y Costumbres comerciales han llevado a la necesidad de Legislar en cuanto a tráfico de información ser refiere.

Con esto en específico me refiero a las Marcas y Derechos de Autor con las que diariamente convivimos al momento de navegar en la web.

Hace exactamente un año, el Senado rechazó la propuesta debido a que después de reuniones con empresarios involucrados en la industria cibernética, en conjunto con la COFETEL decidieron trabar el ACTA argumentando atacaba tanto los derechos de usuarios del internet, como su libertad para acceder a contenido web.

Ya se han manifestado usuarios de Internet generalmente en sentido negativo al ACTA; sin embargo, también es cierto que expertos en la materia han manifestado su aprobación argumentando que es la oportunidad para fomentar el respeto a la creatividad y al ingenio, permitiendo dicho Acuerdo la no vulneración de Marcas y Derechos de Autor de los Mexicanos.

En lo particular consideramos que será muy complicado que todos los usuarios de internet estén alertas sobre el contenido que suban a la red, ya que deberán verificar que toda Marca u Obra de Derecho de Autor que usen esté o libre de Derechos de Autor, o bien, se encuentre autorizado su uso por los propios Autores.

Considero importante evaluar las sanciones previstas para los violadores del Copyright, ya que un descuido de subir una canción, una fotografía, una Marca sin la autorización de su Titular, podrá traer como consecuencias fatales.