La importancia de la protección de un eslogan

Todos sabemos que un slogan es un lema publicitario, una frase identificativa en un contexto comercial y se utiliza como una expresión repetitiva de una idea o de un propósito publicitario para resumirlo y representarlo en un dicho. Sin embargo no todos estamos conscientes de que dichas frases tienen que ser protegidas legalmente para que no sean plagiadas por otras personas, ya que al ser un activo intelectual contemplado en la Ley de la Propiedad Industrial en la que se establece que el derecho exclusivo para usar un aviso comercial se obtendrá sólo mediante su registro ante el Instituto.

Algunos ejemplos de slogans o avisos comerciales pueden ser: “La cerveza es Corona”;  “El banco fuerte de México”, “Y tu, ¿Vas al súper o a la comer? “, “A que no puedes comer solo una”; “Soy totalmente Palacio”, entre muchos otros que son utilizados por negocios que tienen presente que tanto las marcas como los avisos comerciales son bienes intangibles y como tales deben ser integrados en los estados financieros, a efecto de poder plasmar un valor real de todos los bienes de la empresa y con ello comenzar a generar beneficios a partir de la propiedad intelectual e industrial.

Ahora bien, al igual que una marca el aviso comercial debe ser registrado, pero existen diferencias entre un registro de marca y un registro de un aviso comercial o slogan; una marca tiene como objeto distinguir productos o servicios de otros de su misma especie o clase en el mercado, y el Aviso comercial tiene por objeto anunciar mediante frases u oraciones productos o servicios, es decir, difundir los beneficios de la marca para diferenciarla de la competencia y generar un deseo o necesidad en el consumidor son las finalidades del slogan.

Por tal razón, es que no debemos confundir lo que es una marca con un slogan, ya que son figuras de propiedad industrial diferentes, son trámites administrativos que evidentemente se llevan ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial, pero cada uno cuenta con su reglamentación, sin embargo es de suma importancia que ambos estén registrados para obtener su uso exclusivo.

Asimismo, los avisos comerciales tienen un principio territorial y solo serán protegidos  por el derecho del país en el que se haya solicitado su protección y cuenta con una vigencia de 10 años que podrán ser renovados, y es importante señalar que forman una plataforma fundamental de la protección que las empresas hoy en día deben considerar para su expansión en el mercado.